RESTAURANTES

TOP 5: BARES DONDE COMER UN BUEN BOCATA DE CALAMARES

24 marzo, 2018

Tengo que confesar algo: nunca he sido de ‘bocata calamares’. Nunca de los nuncas. Pero vivir en Madrid y no haberte zampado uno es como un sacrilegio. También tengo que admitir que mi tardío conocimiento sobre esta tradición ha venido provocada por todas las visitas que tuve durante meses. Todos (con muy pocas excepciones) me hicieron la fatídica pregunta: ‘¿iremos a comer un bocata de calamares?’.

Y claro, debido a las exigencias del guión, tuve que elaborar un ‘hit list’ de bares y restaurantes donde comer un buen bocata de calamares en Madrid. Así que… ¡aquí os lo dejo!

 

1- El Brillante: El popular

Sin lugar a dudas, este es el lugar más popular entre todas las propuestas habidas y por haber. Será porque llevan desde 1952 ofreciendo este tipo de bocatas o porque está muy cerca de Atocha y es una parada obligatoria antes de abandonar la ciudad. Sea como sea, El Brillante es el ‘must’ de este plato tan castizo.

Popular pero para nada barato, te puede salir por 6 euros y pico (nada mal eh..). Pero tiene su encanto, no lo negaré. Tienen varios tipos de panes y formatos de bocadillos y lo más importante: los calamares son tiernos (para nada secos, que ellos entienden de eso).

 

2- Los Maniquís: El contemporáneo

Aquí es donde me empezó a molar el rollo ‘bocata calamares’. Lo pedí y pensé: ‘a esta gente se les ha quemado el pan’, pero no. Todo estaba previsto, con nocturnidad y alevosía. Lo hacen de una forma especial: pan negro con mahonesa de kimchi y encurtidos, una versión mágica de este clásico. ¿Babeáis? Yo lo sigo haciendo cada vez que veo la foto.

 

3- Los Gayalos: El rústico

Los Galayos es otro de los clásicos de la Plaza Mayor. Su propuesta mola mucho por el pan rustico que acompaña a este bocadillo de calamares de potera con cebolla morada y ali oli de cebollino suave. ¿Su precio? 5 euros.

 

4- Casa Rúa: Crujiente y barato

Encontraréis este bar en pleno centro de Madrid, al lado de la Plaza Mayor. ¿Qué tiene de apetecible? Fácil: el precio y la calidad. Por 3 euros puedes degustar uno de sus bocatas que, además, son crujientes y poco grasientos (cosa que se agradece eternamente). Es un local pequeñito, de dos plantas, donde parece que el tiempo no ha pasado en décadas. Y eso tiene un encanto especial, os lo juro.

 

5- Verbena Bar: el moderni

Para almas ‘malasañeras’, es decir, para los que se siempre se acaban liando de cañas. Hacer un pequeño parón y comerse un jugoso bocadillo de calamares en la Verbena Bar, os hará coger la fuerza necesaria para que la fiesta no decaiga. Aparte, esta taberna respira buen rollo por todas partes, así que la combinación que te puedes marcar en una de sus mesas, será épica: gin-tonics, bocatas y amigos. ¿Se puede pedir un mejor plan? Si lo tenéis, estaré encantadísima de escucharos.

 

 

 

 

 

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply